Yoga, 10 asanas imprescindibles

22/01/20200
WEB_1488x736-2-1280x633.jpg

Resulta que hoy en día, cada vez es más habitual recurrir a técnicas de relajación orientales como el yoga para evadirnos de nuestra estresante rutina y encontrar una paz interior que contribuya tanto a nuestro bienestar físico como mental. Resulta que como toda disciplina, el yoga requiere de horas de dedicación ya que su buena práctica es imprescindible para evitar lesiones y malos hábitos. ¡En el yoga todo son ventajas!


10 asanas de nivel básico para practicar yoga


En el mundo del yoga existen diferentes asanas o posturas que nos ayudarán a conectar cuerpo y mente aumentando así nuestra flexibilidad y equilibrio. En Kirolklub, ofrecemos clases de Vinyasa Yoga, técnica del yoga con base en el Hata Yoga, que consiste en desarrollar una respiración consciente a través de diferentes posturas (asanas) que nos llevarán a un estado de relajación meditativo centrando toda la atención en nuestro cuerpo.  A continuación, no te pierdas nuestra recomendación de asanas básicas que te ayudarán a adentrarte en la práctica del yoga:


1. Saludo al sol

El saludo al sol es la secuencia de asanas perfecta para principiantes, aunque también lo practiquen los grandes maestros. Se recomienda realizarlo acto seguido de despertarnos ya que nos proporcionará gran energía y concentración. Respecto a la respiración, nos ayudará a controlar los básicos de “inspiración” y “espiración”. En caso de tener problemas de espalda, será ideal para fortalecer tu columna.


2. Postura del bastón (Dandasana)

Si necesitas calentar tu cuerpo, puedes realizar la postura del bastón antes de comenzar con el resto de ejercicios. Además de entrar en calor, mantendrás tu cuerpo alineado. Esta postura te servirá para coger buenos hábitos a la hora de permanecer sentado/a.


3. Postura del árbol (Vrksasana)

¿Sabías que si practicas la postura del árbol diariamente puedes mejorar tanto tu sentido del equilibrio como tu capacidad de concentración? Te ayudará a evadirte de las preocupaciones. Esta asana alineará tu cuerpo mientras mantienes el equilibrio con una sola pierna.


4. Postura de loto (Padmasana)

Si deseas meditar, esta es la asana ideal. Eso sí, puede que necesites cierta flexibilidad para colocar las piernas de forma correcta.


5. Postura del gato (Marjaryasana)

Con los codos extendidos, la postura del gato consiste en coordinar la ondulación de la columna (hacia arriba) con nuestra respiración. Entre inspiraciones y espiraciones, este ejercicio, además de mejorar la flexibilidad de nuestra espalda, reducirá nuestro nivel de estrés. Lo más habitual es que la postura del gato vaya seguida de la postura de la vaca, que precisamente consiste en el movimiento contrario (columna hacia abajo).


6. Rodillas al pecho (Apanasana)

Si al llegar a la mitad de los ejercicios consideras que tu cuerpo necesita descansar, esta postura relajará tu zona lumbar ya que te será útil para evitar contracturas. Una vez hayas relajado los hombros, basta con que presiones las rodillas hacia tu pecho con la cabeza apoyada en el suelo.


7. Postura del guerrero (Virabhadrasana)

La postura del guerrero tiene tres variantes: “Postura del Guerrero I” (con los brazos hacia arriba), “Postura del Guerrero II” (con los brazos extendidos hacia los lados) y “Postura del Guerrero III” (con un brazo y pie extendido hacia arriba). Este ejercicio te ayudará a tonificar las piernas y tener más resistencia.


8. Postura del pez (Matsyasana)

A través de la postura del pez abriremos nuestra caja torácica, expandiremos las costillas y aumentaremos nuestra capacidad pulmonar. Tras apoyar la coronilla en el suelo, ampliaremos nuestro pecho para liberar la mayor tensión posible.


9. Postura de la luna creciente (Anjaneyasana)

La postura de la luna creciente es muy sencilla. Simplemente tienes que posar la rodilla derecha en el suelo mientras elevas los brazos hacia arriba. Una vez te encuentres en esta figura, solamente tendrás que relajar tus hombros y controlar la respiración abriendo el pecho.


10. Postura de la vela (Salamba Sarvangasana)

¿Ya has realizado las asanas de nivel básico mencionadas? ¿Te gustaría dar un paso más? Entonces, atrévete con la postura de la vela. Esta postura vertical invertida, te servirá para tener una mejor circulación sanguínea y una digestión más favorable. No obstante, si tienes la columna vertebral desviada es mejor no forzar y evitar hacer esta asana. Tampoco es recomendable practicarla con el estómago lleno.


Si deseas iniciarte en el apasionante mundo del yoga, no dudes en dejarte guiar por nuestros profesionales. Te recordamos que en Kirolklub ofrecemos clases de yoga en nuestros gimnasios de Vitoria – Gasteiz. Consulta los horarios de nuestros centros de Mendizorroza y Gamarra y haz un hueco en tu agenda. ¡Te esperamos!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *